Reseña: “Política, derechos y justicia ambiental” de Gabriela Merlinsky

Por Camila Blanc //

En “Política, derechos y justicia ambiental”, la Dra. Gabriela Merlinsky realiza un amplio y profundo análisis del conflicto que atraviesa el saneamiento de la Cuenca Matanza-Riachuelo (CMR) y su constitución como problema público. Para ello, reconstruye la larga historia de degradación de la cuenca, observando los factores y actores involucrados que hicieron posible la movilización política en relación a la recomposición ambiental del Riachuelo. A través del estudio de este caso la autora se propone, a la vez, manifestar la cuestión de la justicia ambiental y el alto componente de clase que se esconde detrás de este concepto; es decir, evidenciar la gran segregación de los peligros ambientales, situada de modo preferencial en los territorios socialmente relegados y sobre los ciudadanos con menor poder político y económico. El objetivo central de la investigación es comprender la dinámica de construcción política de la cuestión ambiental, tomando al del Riachuelo como “caso testigo”, debido a sus características particulares que lo definen como punto de inflexión para la problematización de la cuestión ambiental de la región metropolitana bonaerense.

Descripción del problema al que intenta a dar respuesta

En la Introducción del libro, Merlinsky observa que la invisibilización que la contaminación del Riachuelo presentó durante tantos años constituía una problemática fundamentalmente institucional. El problema no formaba parte de la agenda pública, ni existían actores organizados que planteasen la contaminación y sus efectos sobre la salud de las personas; por mucho tiempo, señala, la contaminación del Riachuelo “no le importaba a nadie” (Merlinsky, 2013:28).

¿Cuál fue, entonces, la dinámica de construcción política de la cuestión ambiental como cuestión pública? En pos de dar respuesta a este interrogante, la autora se inmiscuye en un amplio y profundo análisis del caso, donde incluye una reconstrucción del tratamiento histórico del problema, una descripción exhaustiva de las características de la cuenca –tanto topográficas como socio-políticas– y los grandes inconvenientes que la misma presenta por su extensión y multiplicidad de jurisdicciones que ostentan competencia sobre la misma. A partir de allí, se pregunta a través de qué procesos se explica que “algo que no era registrado como problema se haya transformado en un asunto público” (Merlinsky, 2013: 29). Merlinsky toma como punto de inflexión determinante en el posicionamiento público de la recomposición ambiental del Riachuelo, la declaración de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJ) de su competencia originaria en la “Causa Beatriz Mendoza”, causa ejemplar en la lucha por el saneamiento del Riachuelo, efectuada por un grupo de vecinos que se presentaron ante la justicia para demandar al Estado por daños y perjuicios derivados de la contaminación ambiental de la CMR. La acción de la Corte posicionó el saneamiento de la cuenca como tema central de la política de Estado, planteó la necesidad del cumplimiento de las leyes ambientales y exigió la puesta en marcha de un plan de acción a los gobiernos con competencia sobre la misma. Su intervención dará nacimiento, en 2007, a la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR), que asumirá un rol articulador de las políticas de la cuenca, transformándose en el interlocutor fundamental del proceso judicial, impulsando las acciones de saneamiento. Así, tomando la causa ejemplar “Beatriz Mendoza”, la declaración de competencia originaria de la Corte y la constitución de la ACUMAR, Merlinsky se emprende a comprender su problema e intentar dar respuesta a los interrogantes que estructuran la investigación.

Síntesis de las principales conclusiones del trabajo

Merlinsky concluye que el “punto de inflexión” en el conflicto en el ingreso del “caso Riachuelo” a la agenda de políticas públicas, se relaciona con la declaración de competencia originaria por parte de la CSJ, juagando un rol fundamental para la movilización y enrolamiento de los actores institucionales con competencia para resolver el problema. La causa “Beatriz Mendoza” se transformó en una apuesta de suma importancia para la legitimación del orden jurídico ambiental y para el reposicionamiento de la Corte en su doble rol de órgano máximo del Poder Judicial y de encargado del control de la constitucionalidad. A su vez, inauguró un proceso de deliberación pública en torno al saneamiento del Riachuelo, que logró transformarse en un experimento institucional: un “caso testigo jurídico” para la exigibilidad de un derecho de rango constitucional. Es el rol de la CSJ como actor organizador central, asegura Merlinsky, el que marca la diferenciación del conflicto Riachuelo con otros conflictos ambientales. Desde su ingreso a los estrados judiciales, logra introducirse en la agenda pública y mediática y se transforma en un asunto que merece la atención del Estado. A su vez, el accionar de la CSJ asignó un horizonte de visibilidad que permitió escenificar la situación problemática con roles definidos (acusados, afectados, terceros en la causa), y ello permitió que el problema se volviera una cuestión tratable por la agenda institucional. El principal saldo de este proceso ha sido la creación de una nueva autoridad para la CMR, multijurisdiccional y con capacidad legal para intervenir en el territorio: la ACUMAR.

Por otro lado, si la pregunta es qué es lo que se visualiza a través del análisis en profundidad del conflicto del Riachuelo, se observa que su estudio pone en evidencia una situación estructural, donde la causa de la violación de derechos refiere a prácticas o políticas sistémicas. Por tanto, revertir la situación existente necesita de la modificación de esquemas de funcionamiento institucional, sistemas de reparto de poder jurisdiccional y el ejercicio de un rol activo por parte del Estado en el control y la regulación de las actividades económicas. Así, para que el ejercicio del derecho al ambiente sano pueda ser efectivo, es necesario desestabilizar una forma de intervención estatal que es funcional al statu quo existente. Merlinsky, a su vez, se encarga de resaltar la productividad social del conflicto. Entendiendo el conflicto como un motor social, al estudiar el caso del Riachuelo es posible observar que en su desarrollo, la cuestión ambiental se ha ido transformando en un espacio de representación y un encuadre para la acción de diferentes organizaciones sociales y colectivos territoriales. Por último, la autora otorga especial énfasis en resaltar que la conceptualización de los problemas ambientales ha de interpretarse necesariamente como conflictos en torno al acceso y disponibilidad de los recursos naturales, donde se evidencia que la elección de las instituciones de gobierno es un problema de justicia social antes que de eficiencia. Es por ello que Merlinsky sostiene que toda política ambiental es una política distributiva, debido a que sus instituciones y regulaciones facilitan el acceso preferencial de algunos actores a los recursos naturales, al tiempo que limitan el de otros, en una situación en la que siempre son los sectores sociales más bajos los que están localizados en los sitios más peligrosos. En este contexto, la injusticia ambiental se reproduce como una diferencia estructural.

Consideramos que la obra de Merlinsky se constituye como un gran aporte para la compresión de la problemática ambiental argentina; donde se toma de manera elocuente y pertinente las preguntas de investigación y se las responde de manera profunda y precisa.

* Merlinsky, Gabriela (2013). Política, derechos y justicia ambiental. El conflicto del Riachuelo. Fondo de Cultura Económica. Buenos Aires.Gabriela Merlinsky es Socióloga, Doctora en Ciencias Sociales (UBA) y en Geografía (Université Paris 8); investigadora en el Área de Estudios Urbanos de IIGG-CONICET  

** La autora (camilablanc.713@gmail.com) es Licenciada en Sociología (UNL) y Doctoranda en Ciencias Sociales (IDES-UNGS).


Este artículo forma parte del primer número de Revista Politikón Anual, descárgalo haciendo click acá.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.